A fines de febrero, se llevó a cabo la presentación del estudio Propósitos Compartidos: Liderando la igualdad de género en el ámbito laboral, trabajo colaborativo desarrollado por la Red de Recursos Humanos y OTIC Sofofa, además de tener el apoyo de Sence. En esta instancia se entregaron datos de enorme valor para empezar a comprender cómo se están usando los indicadores de género y qué hay que mejorar. Pero también, en sus primeros cinco minutos, dejó constancia de una realidad que debemos tener en consideración: Natalia Lidijover, Gerenta de Desarrollo de Capital Humano de la Corporación Sofofa se sube al escenario y hace notar lo siguiente. «Cuando entré acá y vi la sala no pude evitar pensar en algo, y quiero compartirlo: somos casi todas mujeres. Seguimos siendo mujeres hablando de género. Algo nos falta. Me encantaría escuchar a los hombres presentes para que me digan ¿Cómo lo logramos? ¿Cómo los trajimos?».

En una era donde cada día se pone sobre la mesa la necesidad de establecer una equidad de género, es crucial reconocer que las conversaciones sobre estos temas no pueden limitarse únicamente a las voces femeninas. Si bien las mujeres han liderado valientemente estos diálogos durante décadas, la necesidad de diversificar los espacios de conversación es más evidente que nunca. Es hora de que los hombres se involucren activamente en estas discusiones y se conviertan en aliados comprometidos en la lucha por la equidad de género.

Históricamente, las conversaciones sobre género han sido predominantemente dirigidas por mujeres y centradas en sus experiencias. Si bien es comprensible dada la opresión sistemática que han enfrentado a lo largo de la historia, esta exclusión de las voces masculinas puede perpetuar una visión limitada y sesgada de los problemas de género. Al incluir a los hombres en estas conversaciones, se pueden abordar de manera más efectiva las raíces profundas del sexismo y construir puentes hacia una verdadera igualdad.

La participación de hombres en conversaciones sobre igualdad de género puede tener un impacto significativo en la percepción y el compromiso con estos temas. Cuando los hombres se involucran activamente en discusiones sobre género, son más propensos a cuestionar las normas tradicionales de masculinidad tóxica y a abogar por un cambio cultural más inclusivo y equitativo.

Además, el reconocimiento de la necesidad de diversificar los espacios de conversación sobre género se refleja en movimientos y organizaciones que promueven la participación masculina en estas discusiones. Iniciativas como «MenEngage» y «HeForShe» están trabajando activamente para involucrar a los hombres en la lucha por la igualdad de género, reconociendo que el cambio real sólo puede lograrse con la participación de todas las voces, independientemente del género.

Es crucial entender que la diversificación de los espacios de conversación sobre género no significa restar importancia a las voces y experiencias de las mujeres, sino complementarlas con las perspectivas y compromisos de los hombres. Al incluir a todos los géneros en estas discusiones, se puede construir un movimiento más inclusivo y poderoso que aborde de manera más efectiva las desigualdades de género en todas sus formas.

Equipo HuX